“Las 7 Medicinas para sanar cuerpo y alma sin efectos secundarios.”

Cómo conseguir tus deseos en 4 pasos
No encajo en este mundo

“Las 7 Medicinas para sanar cuerpo y alma sin efectos secundarios.”

“Las 7 Medicinas para sanar cuerpo y alma sin efectos secundarios.”

¡Hola tesoro!

Soy Zuzel Amelia y estoy aquí como invitada en el blog de mi amiga Sophie Da Costa, para compartir contigo ideas y perspectivas que activen tu propio poder sanador.

Dedico este artículo a las personas que están preocupadas por su salud y desean formar parte activa en la creación de una vida más saludable, plena y llena de propósito.

Si tú eres una de ellas, hagamos la práctica más hermosa: la de emplear mente y espíritu para viajar hacia alguna verdad que nos acerque donde quiera que estés.

Imagina por un instante lo maravilloso que sería poder tener una vida con más bienestar, en la que aprendamos a sanar desde el amor.

Cómo tú, he vivido desafíos a nivel de salud y he llegado a estar muy angustiada por enfermedades e incluso la posibilidad de tenerlas,  por eso, teniendo en cuenta mi propia experiencia personal, confío en que si decides aplicar las enseñanzas que voy a compartir contigo, tu salud física y tu equilibrio emocional pueden mejorar notablemente.

Es probable que tú tengas una gran visión para tu vida: lograr realización personal y profesional, levantarte cada día rebosante de energía y vitalidad, disfrutar de la vida y servir al mundo con lo mejor que tienes para ofrecer.

Todos tenemos sueños y anhelos, pero para llegar a ellos necesitamos sentirnos bien, necesitamos sentirnos fuertes, y en coherencia con nuestro ser.

Te invito ahora a abrirte a recibir y poner en práctica nuevas formas de restablecer tu bienestar a través de estas:

 

7 Medicinas para sanar cuerpo y alma sin efectos secundarios

 

¡Allá vamos! Espero que leas hasta el final porque hay regalos especiales para ti 😉

 

1. La aceptación plena

 

“Acepta y después actúa. Acepta cualquier cosa que contenga el momento presente como si lo hubieras elegido.
Trabaja siempre a favor del momento, no contra él. Haz del presente tu amigo y aliado, no tu enemigo.
Esto transformará milagrosamente tu vida.”

Eckart Tolle

En los últimos años he estado trabajando en aceptarme y amarme plenamente. Toda yo: mi fuerza y mi vulnerabilidad, mis logros y mis fracasos, mis estados de salud y los de enfermedad.

He llegado a comprender que cuanto más acepto quien soy y todo lo que sucede en mi vida, más sale a la luz lo mejor que hay en mí.

Puede que algunas personas piensen: “Zuzel, pero si aceptas una enfermedad, si aceptas una situación que no te agrada, es como rendirte.”

Quiero decirte tesoro, que la aceptación plena no significa que nos rendimos o que ondeamos la bandera blanca.

La aceptación  significa que dejemos ir quienes creemos que deberíamos ser, que dejemos ir la idea de cómo deberíamos sentirnos y nos amemos aquí y ahora, con todo lo que sentimos, aunque no sea siempre agradable.

Aceptarte a ti mismo, no significa conformarte o rendirte, significa no abandonarte en ninguna circunstancia.

La no aceptación, nos roba toda nuestra fuerza vital y provoca que nos desgastemos física, mental y emocionalmente, porque vivimos en una lucha constante entre lo que es y lo  que creemos que debería ser.

Estar en paz con lo que somos ahora y lo que hemos vivido o estamos viviendo, crea un espacio sagrado para la sanación.

 

2. El Autoconocimiento

 

Conocernos a nosotros mismos es el viaje fundamental de nuestras vidas, que nos conduce al encuentro de nuestro ser más auténtico.

Se precisa valor y humildad para observar lo que sucede dentro de nosotros. Comenzar este viaje hacia el interior, implica que estés decidido a perderte para encontrarte y hacerte las preguntas más difíciles que quizás evades por temor a enfrentarte con las respuestas.

A través del conocimiento de tu esencia, podrás descubrir que no eres tus pensamientos y creencias, que no eres tus síntomas y enfermedades, y que tienes una capacidad asombrosa para superar tus límites y sanar.

Para aplicar esta  medicina es importante que busques momentos para estar contigo. Espacios de silencio y de reencuentro con tu ser.

Te recomiendo seleccionar un día de la semana y un horario en que sepas que puedes desconectar de tus tareas y compromisos por un rato.

Busca un lugar donde te sientas a gusto. Puedes crear un entorno propicio encendiendo unas velitas aromáticas o unos palillos de incienso. Preparar un rinconcito de tu casa para estar contigo, hacerte preguntas y escuchar las respuestas de tu ser.

Estas son preguntas que pueden ayudarte a sintonizar con tu intuición:

  • ¿Qué no está funcionando en mi vida?
  • ¿Qué no está en equilibrio y en armonía en mi interior?
  • ¿Para qué me está pasando esto?
  • ¿Cuál es el mensaje de la parte más sabia de mi ser?
  • ¿Cómo puedo sanar con amor?

Puedes escribir en un cuaderno las preguntas y tus respuestas. Conecta con tus emociones sin rechazarlas. Deja que fluyan tus sentimientos sin juzgarlos.

 

3. Despierta la Pasión que hay en ti

 

Despertar la Pasión que hay en ti significa conectar con esa fuerza vital vinculada a nuestros dones y talentos y a nuestra capacidad creativa.

La Pasión, en verdad es algo intrínseco al ser humano, no algo que tengamos que ir a buscar fuera. Está dentro de nosotros y se manifiesta, cuando hacemos cosas que despiertan nuestra creatividad, nuestra imaginación y alegría.

La Pasión se activa cuando hacemos las cosas que más disfrutamos, esas que nos hacen perder la noción del paso del tiempo y olvidar los temores y preocupaciones.

Si te preocupa tu salud, uno de los mejores remedios es ocupar tu tiempo haciendo actividades constructivas.

Dale Carnegie en su famoso  libro “Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida” o expresó así:

…Manténgase ocupado. Es la medicina más barata que hay en el mundo, y una de las mejores….

Vivir con pasión es poner todos tus dones en acción, es disfrutar de las pequeñas cosas de la vida y es amar quien eres y lo que haces.

Hoy te invito a desempolvar tus pasiones y a que te pongas en movimiento, para que así puedas celebrar lo que te hace sentir vivo.

La Pasión está enlazada al entusiasmo y nos proporciona una sensación de conexión con nuestra esencia, que constituye un milagroso bálsamo para sanarnos.

 

4. La Meditación

 

“Meditar no significa luchar contra el problema,
meditar significa observar.”
~Thich Nhat Hanh

 

 

La meditación nace de una base sencilla y puede obrar grandes cambios en quien la practica. Es como las cosas más sublimes de la naturaleza, que en lo más pequeño, late lo inconmensurable. Aquí está tu oportunidad de entrar en contacto con esta maravillosa medicina para el cuerpo y el alma.
La meditación nos proporciona un marco en el que somos capaces de dar un paso atrás desde el pensamiento y las emociones habituales, para que podamos ser testigos, con claridad y perspectiva, sin identificarnos con el ruido mental.
Cuando aprendemos a hacer esto, la mente empieza a calmarse, al igual que el cuerpo. A su vez, comenzamos a experimentar mayor sensación de presencia y paz interior.
Te recomiendo que escojas una hora adecuada del día, por ejemplo por la mañana cuando la mente está más fresca. Siéntate cómodamente en un ambiente grato, y comienza poniendo atención a tu respiración.
A los pensamientos que van y vienen por tu mente sin parar, déjalos pasar. Sé como el observador que los mira sin enjuiciarlos, sin etiquetarlos, sin decir que son “buenos” o “malos”.
Cada vez que la mente intente arrastrarte a su remolino de pensamientos, vuelve a centrarte con paciencia en tu respiración, en el latido de tu corazón, en el correr de tu sangre por las venas, en la música para meditar si estás escuchando alguna o en el fluir de la vida que te envuelve.
La meditación es un instrumento para estar más presentes en el aquí y el ahora y desde esa presencia podemos sintonizar con nuestra intuición para sanar.

 

5. El Amor incondicional hacia quien eres

 

“La mayoría de nuestros problemas provienen de que rechazamos partes de nosotros mismos: no nos amamos total e incondicionalmente.”
Louise Hay

Creo que amarnos a nosotros mismos es la medicina más poderosa de todas.

 

 

El amor es el alimento del alma. Tú has nacido como amor,  has nacido de la misma fuente del Amor. Amar es la expresión de tu verdadero ser.

Amarnos a nosotros mismos, significa tener profundo aprecio y comprensión de quiénes somos, aceptar los diferentes aspectos de nuestra personalidad, nuestras dudas y temores, las cosas que tal vez no hacemos del todo bien, y también reconocer nuestras maravillosas cualidades.

Amarnos significa decidir siempre desde nuestro corazón, sin ignorar nuestra verdad. Amarnos es cuidar de nuestro bienestar, de nuestra salud física y emocional.

Hace unos días le escribí a los lectores de mis emails semanales, contándoles una frase que resonó mucho con ellos y quiero compartirla contigo ahora: Amarnos es aceptarnos completamente tal y como somos ahora, al mismo tiempo que creamos el camino hacia la mejor versión que podemos ser.

¿Qué crees de esta frase?

Quejarte, culparte o juzgarte por lo que estás pasando no va a propiciar la curación que deseas, ni tampoco así vas a poder desvelar la enseñanza que necesitas aprender.

Este no es un momento para que te condenes ni para que te crees más culpa, sino para tratarte con más amor, para cuidar de ti con ternura y paciencia, y tomar consciencia de los patrones de pensamiento que te dañan para que puedas cambiarlos.

Cuando comenzamos a amarnos y a confiar en quienes somos, es asombroso cómo mejoran todos los ámbitos de nuestra vida.

Te pregunto:

¿Quieres comenzar el viaje hacia el Amor?

El viaje ya ha comenzado, estás en el camino. Reconoce esto de forma consciente, estás en el viaje para recordar el amor que hay en ti, el amor que eres, que siempre has sido y siempre serás.

6. Sintoniza con tu Propósito de Vida

 

Para explicarte de qué trata esta medicina voy a compartir contigo un fragmento de mi libro: “Los 12 Pilares en la Búsqueda de tu Pasión y Propósito.”

”… La búsqueda de sentido y el anhelo de una vida plena, emerge de lo más hondo de nuestro ser como una señal de luz.

Puede permanecer en un estado inactivo, pero en determinadas circunstancias, brota con una fuerza capaz de hacer que nos replanteemos todo nuestro camino de vida.

Intrínsecamente deseamos vivir con propósito, anhelamos levantarnos ilusionados, aspiramos a dejar una hermosa huella con nuestra existencia.

La persona que vive cada día sabiendo que su vida está dotada de sentido, goza de mayor bienestar interior y felicidad.

Sin embargo, cuando uno experimenta que su vida carece de creatividad y alicientes que desplieguen sus virtudes, cuando cada amanecer parece una repetición del día anterior, una mecánica rutina de hechos laborales y sociales en que no expresamos lo mejor que hay en nosotros, podemos empezar a sentir una llamada a explorar lo que está más allá de lo que conocemos….

Ocurre que muchas veces ignoramos esa llamada interior y esto puede provocar que comencemos a sentir angustia, ansiedad, falta de energía, bloqueos, dolor… Porque no estamos alineados con nuestra más alta verdad y estamos dejando de ofrecer a la vida nuestro máximo potencial.

Hasta la más pequeña parte de este universo está aquí por algo; el ala de una mariposa, la hoja de un árbol o una gota de rocío.

Y tú como parte de este universo también tienes tu propósito de contribución a ese todo que nos conecta, aunque no siempre seas consciente de ello.

Al encontrar tu lugar, permitirás que otros encuentren el suyo. Al brillar tú, inspirarás a otros para brillar también con luz propia.

Tesoro, si sientes que tu energía está bloqueada, si no estás usando tus dones y talentos, si sientes que tu creatividad está apagada y que no encuentras tu camino a seguir, mi recomendación es que pienses cómo puedes ayudar a otras personas.

Cuando intentamos ayudar a los otros con lo mejor que tenemos para ofrecer, comenzamos a sintonizar con nuestras capacidades de creatividad e imaginación, y activamos así los mecanismos autocurativos y regenerativos de nuestro cuerpo.
Todo lo que has vivido en tu camino: tus habilidades, experiencias y conocimientos pueden servir a otras personas y al mismo tiempo hacer tu vida más plena, creativa y llena de vitalidad.
Y como suelo decir a los alumnos de mis cursos y retiros: quizás para encontrar tu auténtico propósito necesites armarte de valor, para dejar atrás todo lo que te ha protegido y con lo que te has identificado hasta ahora, y sea preciso embarcar en un viaje en búsqueda de tu propia verdad.

 

 

7. El contacto con la Naturaleza

 

Mi mamá (que aparece conmigo en esta fotografía) es una gran amante de la naturaleza, de esas personas que se puede quedar extasiada contemplando la más simple de las flores. Ella encuentra la belleza a cada paso que da, y creo que esta capacidad de contemplación y amor por la naturaleza,  es la medicina más sorprendente que ella ha hallado para aliviar los fuertes dolores óseos que padece.

Siempre me ha dicho que la paz y conexión que encuentra en la naturaleza le ayuda a entender el mundo que la rodea y a entenderse a ella misma. Le brinda un espacio para dejar en el camino todo aquello que le hace daño y dar la bienvenida a las pequeñas maravillas de la vida.

La clave está en observar los árboles, las plantas, los ríos, la luz del sol, el vuelo de las aves, el cielo estrellado, el mar, los aninales, las montañas, los amaneceres y atardeceres, como quien contempla un tesoro único en el mundo. Cuando hacemos esa observación consciente, llegamos a comprender que todo lo que cuidamos, respetamos y amamos, crece y embellece.  

De la misma manera debemos cuidarnos, respetarnos y amarnos a nosotros mismos para poder sanar y crecer.

Como dice mi madre: “La naturaleza nos humaniza y nos enseña, es la mejor maestra que podemos tener.”

 

Mi invitación personal

 

Para concluir este artículo me gustaría decir que yo creo que la enfermedad no es un obstáculo que se cruza en nuestro camino para hacernos infelices, sino que es un llamado a iniciar  un viaje de amor hacia quienes somos, para poder restablecer la armonía y sanar desde adentro.

En lugar de ignorar el síntoma o enfadarte con él, te animo con todo el cariño, a que reserves espacios de tu tiempo para escucharte y comprender el lenguaje de tu ser, que nos habla a través de los síntomas.

El síntoma nos informa de que algo falla, de que algo no está en orden o armonía, y nuestra misión debería ser ir a la raíz de este desequilibrio, para poder sanar conscientemente.

La enfermedad nos hace un llamado a detenernos para mirar más adentro, a cuidarnos, a aceptarnos y comprendernos.  

Si nos damos el permiso de prestar atención a los síntomas  y establecer la comunicación con nuestro cuerpo, y desde ahí con nuestro espíritu, podemos encontrar la guía que necesitamos en el viaje de nuestra curación.

Te invito a comenzar este viaje hacia un horizonte de autoconocimiento, aceptación, amor y propósito, para que alma, mente y cuerpo vibren acompasados.

 

Mis regalos para ti 🙂

 

¿Te gustaría iniciar el viaje de autoconocimiento hacia lo mejor que hay en ti?

¿Quieres aprender a aceptarte y amarte plenamente?

¿Te gustaría despertar tu Pasión y encontrar tu Propósito de Vida?

Si tu respuesta es sí, te invito a recibir mis cartas desde el corazón, que envío cada semana a mis lectores, para inspirarte y acompañarte en un hermoso viaje de autoconocimiento, hacia lo más hondo de tu ser, para que puedas ver la luz que habita en tu interior, vivir con Propósito y amarte con plenitud.

Únete aquí totalmente gratis 

Al suscribirte recibirás en tu email estos 3 regalos:

1. Mi libro digital: “Los 12 Pilares en la Búsqueda de tu Pasión y Propósito.”

2. Mis cartas semanales llenas de inspiración y guía, para conducirte al encuentro de lo más hermoso y valioso que hay en ti.

3. Acceso gratuito a mi próxima Masterclass online en vivo: “Los Pilares para encontrar tu Propósito, seguir tu Llamada Interior y tomar decisiones desde el Amor.”

Únete aquí totalmente gratis 

Ahora me gustaría saber tu opinión debajo en los comentarios:

¿Cuál de las 8 “medicinas” te gustaría aplicar a tu vida para sanar?

¿Cuál de ellas has aplicado ya y con qué resultados?

¿Qué otras recomendaciones te gustaría compartir con nosotros?

Muchas gracias por leerme y por compartir tu experiencia. Y gracias de todo corazón a mi querida amiga Sophie por darme la oportunidad de escribir este artículo en su blog, me ha hecho muchísima ilusión.

Recuerda, si tienes amigos a los que sientes que estos consejos podrían ayudarles, por favor comparte con ellos este post, ayudando a otros a sanar, estamos sanando también nosotros mismos.

Tu tiempo en este planeta es precioso, es un regalo. Mi mayor deseo es que tu paso por la vida esté lleno de amor, propósito y bienestar.

Abrazo el lugar en que tus miedos y los míos se vuelven luz.

Con amor para ti,

Zuzel Amelia

 

APRENDE TAPPING DESDE CUALQUIER LUGAR DEL MUNDO Más información aquí.